miércoles, 30 de diciembre de 2009

Álbumes de una década sin nombre: Live at the Paradiso - Amsterdam - Live (2008). Bonus Track

Aunque ya acabé con el álbum de William Elliot Whitmore el repaso a los álbumes de la década, quería incluir este live por algunas razones. Por ser un gran disco en directo como hacía tiempo que no escuchaba, donde la gente estaba entregada y que la banda, a pesar que hace tiempo ya le pasó el momento de gloria, aún puede emocionar. Por otra parte, aunque sus canciones emblemáticas son de los 90, una gran canción como "Overcome" la lanzaron en el 2001. 
A pesar que el álbum en directo es muy bueno, creo que para terminar de captar todo el ambiente se debe visionar el dvd. Una de las cosas positivas que veo es el amplio abanico de edades en el público. Quizá lo que se nota un poco es la diferencia entre el material de los 90 y de la presente década. Os ilustro tres canciones.
 "I Alone", con una intro grandilocuente, típica de los grandes discos en directo, y también para despistar, cuando Ed empieza a cantar la canción, se desata la histeria.

 

"Lightning Crashes", uno de los momentos álgidos del concierto, con la emoción que se puede cortar con un cuchillo, el grupo y el público son uno. Disculpad la imagen un poco deficiente, pero no he encontrado una versión mejor.

"Overcome", una de las canciones de referencia del 11-S, la último gran tema compuesto por los Live. Que la disfrutéis!

lunes, 28 de diciembre de 2009

Álbumes de una década sin nombre: Animals In The Dark - William Elliot Whitmore (2009). Fuerza de la naturaleza

Con este álbum cierro el repaso que he hecho a varios discos, creo importantes, de esta década sin nombre. Y aún con la sensación de que no ha pasado nada y que los grandes movimientos en la música popular ya son cosa de la historia, mejor que dejemos correr un poco de tiempo para ver la perspectiva de la música que hemos dejado atrás.
Al William no lo conocí hasta el año pasado, por no decir que su propuesta no tiene nada de rompedora, como blusero blanco como hay miles en Estados Unidos, pero lo que sorprende de nuestro amigo de Iowa es su increíble voz, que a pesar de tener treinta y pocos años, parece que tenga 60 y que sea de raza negra.
Nacido en el condado de Lee, e hijo de unos músicos granjeros, comenzó a implicarse en el mundo musical trabajando ocasionalmente de técnico de sonido para grupos hardcore de su estado.
Sin embargo, sigue viviendo en la granja de sus padres y encara su producción musical como si fueran cosechas de grano, un ciclo natural que a pesar del éxito de su último trabajo, no ha dejado nunca de practicar.
El señor Whitmore ha desarrollado su carrera a lo largo de esta década con álbumes como Hymns For The hopeless (2003) o Ashes To Dust (2005), donde encontramos los temas habituales sobre lo que suele componer, como la desesperanza, los marginados, y todo el conjunto de personajes que circulan por la América profunda y descarnada. Y también como muchos de los músicos que os he presentado, ha sacado eps como Latitudes (2005) o Halfway Of Always (2006) y un álbum de rarezas, The Death Valley Sessions (2003).
Y este año que estamos a punto de terminar ha sacado el Animals in The Dark, de momento su disco más completo y equilibrado. Demos un vistazo. El pistoletazo de salida lo da la canción "Mutiny", donde sólo con la batería y la voz, nos pone en situación, con el William llamándolos a la rebelión a golpe de ritmo marcial. "Who stole the Soul" una balada dulce y triste, con una acertada sección de cuerda. "Johnny Law", una historia que tanto serviría hoy, como hace 100 años, la carretera y los marginados que recorren los Estados Unidos, aquí son retratados de una manera efectiva. "Hard Times", voz, guitarra, coros, y nuestro amigo explicando cómo los tiempos duros de antes (y como no, los de ahora) nos moldean.
"Old Devils", sin duda, la canción más prominente, un alegato contra la guerra y contra la era del señor Bush. Aquí tenéis la interpretación que hizo en el Jolls Holland, sincera, brutal, enorme, con sólo la guitarra y golpeando rítmicamente la bota.

 

Y "Hell or High Water", un canto a los trabajadores, a las vidas rutinarias, a la copa después de la jornada laboral, el trámite y el tiempo de espera que tenemos que pasar en esta vida. Otra canción grande. Espero que os guste, nos vemos por la red.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Breve y última reflexión. Todo cambia - Mercedes Sosa

Queridos amigos, ha llegado la hora de cerrar las secciones de este blog que no son estrictamente musicales, no porque no me vengan de gusto, sino por la propia dinámica de los blogs, donde se tiende a la especialización. Quizá más adelante haré un blog dedicado a la reflexión y la opinión. Disculpad  los que esperábais un blog más variado. Como dice la canción, todo y todos cambiamos.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Álbumes de una década sin nombre: Illinoise - Sufjan Stevens (2005). El exceso, el delirio, la tristeza y de nuevo en la carretera

21-12-2009, 17:08, En algún punto de Cataluña. Hoy es uno de los días más infernales, fríos, y con las abominables fiestas navideñas ya muy cerca, y la verdad sea dicha, con pocas ganas de escribir. Y además tengo que hablar del señor Stevens, uno de los artistas más prolíficos, controvertidos, excesivos y que ha desarrollado su carrera en solitario en esta década sin nombre. Trataré de estar a la altura.
Nuestro invitado de hoy inicia su carrera en solitario en el 2000 con A Sun Came, un disco con claras connotaciones folkies, donde además toca muchos instrumentos que van desde el xilófono a la flauta, y con una característica que repetirá en todos sus álbumes y es la cantidad ingente de canciones que cuela, en este con los bonus tracks ¡hay 21!
Sin parar, y yendo a toda máquina al año siguiente ya tiene listo otro álbum Enjoy The Rabbit. Aquí fue donde nuestro amigo comenzó a desvariar, cuando se esperaba una continuación lógica de su disco de debut, Sufjan nos sorprendió con un disco de música electrónica e instrumental, donde dedicaba un tema a cada uno de los años con que se mencionan en la cultura china. Supongo que a más de uno, la broma no le hizo ninguna gracia, y la verdad es que no es un álbum fácil o digerible.
El señor Stevens volvió al redil, pero le salió la vena excéntrica y anunció que quería dedicar un álbum a cada uno de los estados unidos de América, osease, ¡50 álbumes!. Ni corto ni perezoso, empezó con su estado natal, Michigan o como reza el titulo: Greetings from Michigan the Great Lake State, donde hace un trabajo memorable que repetirá en Illinoise, nombrando parajes, ciudades y algunos vecinos. Aquí instrumentalmente se expande, utiliza vientos, el piano esta muy presente junto al banjo, que sera una de sus señas de identidad, y por supuesto hay otro montonazo de canciones, en este 15 más 6 de bonus tracks. A destacar las canciones "For the Widows in Paradise, For the Fatherless in Ypsilanti" con un notable trabajo de banjo, el instrumental con un xilófono de fantasía "Tahquamenon Falls" y la balada tranquila y relajante "Holland".
Seven Swans fue el siguiente paso de Sufjan. En este no despliega tantos instrumentos como en el anterior. Aquí ahonda en el trabajo con el banjo que está en muchas canciones y la temática bíblica es el hilo conductor de todo el disco. Todo se concreta más, con un mejor acabado. Y empiezan a haber canciones con entidad propia como "The Dress Looks Nice on You", el primer single de la carrera de Stevens con una preciosa combinación de guitarra y banjo, "Abraham" un tema ambiental con una guitarra minimalista y ampulosa o "In the Devil's Territory" con un combinación banjo-organo rítmica y poderosa y un toque al final de theremin.
Y llegamos al 2005 y con él, Illinoise. ¿Que contiene? Lo he estado escuchado otra vez durante estos dos días y en mi opinión recoge todo lo hecho anteriormente y que aquí son expuestos a su máxima potencia. Hay variedad estilistica, multitud de instrumentos tocados y como viene siendo costumbre, otro cargamento hasta arriba de canciones, en este disco hay ¡22!, aparte de desbarrar con los títulos de los temas, en ocasiones son kilométricos, como en el caso del segundo tema: "The Black Hawk War, or, How to Demolish an Entire Civilization and Still Feel Good About Yourself in the Morning, or, We Apologize for the Inconvenience but You're Going to Have to Leave Now, or, 'I Have Fought the Big Knives and Will Continue to Fight Them Until They Are Off Our Lands!'".
Y aunque domino poco el inglés, (y que muchas cosas que aquí se cantan o que se hacen referencia, nunca las llegaré a captar), encuentro que es un disco muy completo, de como plasma todo el imaginario del estado de Illinois, tanto personajes, como ciudades y pueblos o incluso fenómenos bizarros como los avistamientos de ovnis, que han ocurrido en el aeropuerto de Chicago.
Demos un vistazo a las canciones. El disco comienza con una mezcla de piano y flauta con una orquesta al fondo en la canción "Concerning the UFO Sighting Near Highland, Illinois" , una canción tranquila y ampulosa. En "Come On! Feel the Illinoise!", tenemos a Sufjan en su medio, vientos, xilófonos, coros, exuberancia musical sin complejos, y en medio de la canción aún tiene tiempo para hacernos un guiño y nos cuela un pasaje del "Close To Me" de The Cure.
"Decatur, or, Round of Applause for Your Stepmother!" nos retrotrae un poco al espíritu del Seven Swans, con un aire campestre y las voces dobladas, y una triada fantástica entre guitarra, banjo y acordeón. "Casimir Pulaski Day", o la construcción de la balada perfecta sin que sea blanda o cansina, sino todo lo contrario, el banjo aquí insufla nervio y ritmo, sorprendiéndonos luego con un solo de trompeta. "The Seer's Tower", tema con tintes electrónicos y descendiente clara del segundo álbum de Sufjan, es un homenaje a la torre Sears de Chicago. "The Man of Metropolis Steals Our Hearts", en esta, el señor Stevens nos despliega algo de pirotecnia guitarrera, con unos coros infantiloides y claro, nombrando al hombre de acero, Superman.
"Jacksonville", un tema plácido donde conjunta un buen puñado de instrumentos, es un ejemplo de cómo con diferentes elementos, si se sabe hacer un buen trabajo de producción musical, no chirrían, sino que suenan como un todo homogéneo. 
 

"John Wayne Gacy, Jr", una balada triste y biográfica, solo con piano, voz y guitarra, nos cuenta la historia de un famoso asesino en serie, pederasta y que se disfrazaba de payaso. Sin duda, un punto álgido del álbum.

 

Después de este álbum, Sufjan ha entrado en una etapa algo anodina. Sacó The Avalanche: Outtakes and Extras from the Illinois Album, que tiene todos los defectos de los álbumes de outtakes, lo encuentro aburrido y hasta repite una canción hasta tres veces. El siguiente fue un disco de canciones de Navidad, que por el mero hecho de su conceptualidad, no lo he escuchado y creo que tampoco lo haré. Y este año que cierra la década ha lanzado The BQE, todo un álbum orquestral, que personalmente me suena pomposo, árido y sin ningún aliciente.
Y he dejado para lo último la canción "Chicago". Creo que es la canción de esta década. Ya, ya, suena petulante y pedante. Quizás tendría de haber escuchado más música, no sé. Formó parte la banda sonora de Pequeña Miss Sunshine y Cristina Rosenvinge con Vetusta Morla hicieron una versión, creo que no demasiado acertada (la hicieron un poco lenta y con las guitarras peladas), pero almenos se agradece que tuvieran el buen gusto de interpretarla. Una sensación que tengo con esta canción es que creo que nadie ve que es una clara referencia a la novela On the Road de Jack Kerouac. Bueno, os dejo con esta maravilla. ¡Nos vemos luego!  

domingo, 20 de diciembre de 2009

Presentando las bandas sonoras de nuestra vida. Dark Night - The Blasters de la película Abierto hasta el amanecer


Hola de nuevo amigos. Hoy os presento una nueva sección donde haré repaso de algunas músicas de bandas sonoras de películas tanto conocidas como otras que no tanto. Para empezar el "Dark Nigth" de The Blasters. Quizás la canción que sonaba y que se publicitó más fue el "After Dark" de Tito & Tarantula, con el famoso baile de Salma Hayek encima de la mesa de los protagonistas. La película no deja de ser la mezcla de todo un poco: Terror, western, una pizca de roadmovie y algo de aventura truculenta . Quizás en el tramo de matanza de vampiros le falta un poco más de ritmo y le sobra bastante metraje. Pues nada, a gozar de este rock fronterizo y añejo. ¡Saludos!

viernes, 18 de diciembre de 2009

Holdin Back - Sarah Lee Guthrie & Johnny Irion. Para contrarrestar las malas vibraciones

Hoy ha sido un desastre. El ordenador no iba bien y suerte he tenido que al final ha funcionado, encima me ha vuelto el dolor de espalda. Afuera hace un frío brutal y el cielo parece estar a punto de llover ceniza. Lo mejor que se puede hacer en un día con tantos malos augurios es relajarse, tomar un café y escuchar el Exploration de Sara Lee y Johnny. El disco entero desprende buen rollo, caricias dylanianas y las voces están muy bien conjuntadas. Me decis lo que pensáis, o intentad acabar bien el día.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Álbumes de una década sin nombre: The Invisible Man - Mark Eitzel (2001). Redención vía Pro Tools

Mark Eitzel. Buff. Como dice un amigo blogger, esto no lo aceptan los estómagos de todos los oyentes. Lo digo porque este señor puede ser la cosa más aburrida del mundo o encontrar, con un poco de suerte, por algún sitio la gracia.
También lo digo por propia experiencia. Y también por la cabezoneria del señor Eitzel. Me explico. Sus conciertos suelen ser de una aridez total, donde algunos saben extraer el máximo de la guitarra y la voz, el señor Eitzel naufraga estrepitosamente. Todo su cancionero parece igual, a veces con una afectación que podría igualar al Lluís Llach, y por supuesto, aunque haga broma con el público entre canción y canción, él interpone un muro infranqueable, donde las canciones, rara vez tienen respuesta por parte del respetable.
Aquí quisiera poner algo de opinión. Bajo mi punto de vista, los cantantes trabajan con canciones y estas, tienen que ser un todo, tanto la letra como la música (hablo aquí de la mayoría de canciones que se interpretan en el rock, folk, cantautor, pop, soul, obvio los músicos que fundamentan su repertorio con música instrumental), lo que el señorito Mark tanto le da, él quiere contar su historia, aunque la música se resienta.
Mark fue durante muchos años cantante principal de los American Music Club, un grupo con bastante prestigio en América, sobre todo en ámbitos alternativos, hasta que en 1993 decidieron disolverse. Y Mark empezo su carrera en solitario con álbumes como Caught in a Trap and I Can't Back out 'Cause I Love You Too Much, Baby o 60 Watt Silver Lining, donde tenemos nuestro amigo en su salsa, discos que ponen a prueba nuestra paciencia, ninguno de estos dos tienen un mísero single, alguna canción si que podemos encontrar que destaque, como por ejemplo "Cleopatra Jones", del último álbum mencionado. 
Para suerte de Mark, Peter Buck de los Rem le ayudó en su álbum West, y se nota. Encontramos aquí canciones más amables y con más color: Pianos, acordeones, variedad en definitiva, temas más potables y todo está más equilibrado como en "Free of Harm" y "Then It Really Happens".
Y The Invisible Man fue su siguiente paso, y un acierto, al menos así lo creo. El señor Eitzel se encontraba sin banda a principios de década, y decidió comprarse un Mac y un equipo de Proo Tools (para los que no esteis familiarizados en estos términos os dejo un enlace →aquí y →aquí). Obviamente la jugada le salió muy bien, es un buen álbum que bascula acotado entre la música electrónica y algunas gotas de pop, country, rock y música de "songwriter".
Hagámos un pequeño repaso. Empieza con "The Boy With The Hammer In The Paper Bag", toda una declaración de intenciones, ritmos claramente maquinales, un piano resonante en la canción, y un "relleno" ambiental muy conseguido. Un, más que meritorio comienzo.


A pesar de este impresionante comienzo, el Mark no renuncia del todo a su vertiente más "songwirter" y afectada, temas como "The Global Sweep of Human History" o "Without You" así lo atestiguan, pero se salvan por la cuidada instrumentación y por el hecho de que sólo sean dos. "Bitterness", el tema más arriesgado y más electrónico del disco, sin embargo muy acertado.


"Sleep", un tema onírico y lo más ambiental del álbum. Resonancias, y más resonancias, flotar y flotar como decía Pennywise. "To the Sea", sin duda, el tema estrella, piano, guitarra, ritmos electrónicos, efectos ambientales, todo está sumamente equilibrado.


Y para terminar el repaso, "Proclaim Your Joy", un tema hecho en cinco minutos, utilizando tres acordes. Tiene que ser los temas con más marcha que habrá compuesto nunca y que tampoco tiene pérdida.


La carrera posterior de Mark ha sido bastante desigual, aunque al menos, ha experimentado, como hizo en su recopilatorio de versiones en Music for Courage and Confidence, bastante sui generis, donde encontramos una correcta interpretación del "Ain't No Sunshine" de Bill Withers. En The Ugly American, el señor Eitzel hace una reinterpretación de algunos temas de American Music Club con una banda de músicos griegos. También ha tenido tiempo de reunificar los American Music Club, sacando en 2003 el álbum Love Songs For Patriots y en el año 2007 The Golden Age.
Candy Ass del año 2005 fue un intento de retomar la senda de The Invisble Man, pero no tiene el nervio y la genialidad que logró en su antecesor. Y en este año presente ha sacado su último trabajo, Klamath, en la misma línea, pero peor aún, suena aburrido y sin ninguna concesión cara a la galería, como si todos los aciertos del disco que os he comentado hoy los esquivara intencionadamente. 
The Invisible Man, creo que es un trabajo único y que no se volverá a repetir. Sin embargo el prestigio de Mark está asegurado y aunque musicalmente sus siguientes trabajos no son demasiado recomendables, al menos ha sabido arriesgar y no tener miedo de hacer cosas diferentes.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Recomendaciones MySpace: Fredrik Svensson. Límites polares

Una tarde como ésta, deprimente, ventosa y airada, me ha dado pie para dar vueltas por el MySpace, y me he encontrado al amigo Frederik. Como algo relacionado con lo que estoy leyendo últimamente, cuando te dedicas a buscar imposibles, te encuentras el caos y el desorden absolutos. Y esto es la música del intérprete de Nyköping. Música experimental sin concesiones, tanto se hace con la guitarra como suelta su compulsión más electrónica y tecnológica, machacándonos sin piedad. No recomendaré ninguna canción, hacedlo vosotros. Yo lo encuentro estimulante eso de ir al límite de los gustos musicales, te mides y te conoces un poco más. Aunque supongo que alguno de vosotros, lo que perderá serán los nervios. Os dejo con el enlace:

viernes, 11 de diciembre de 2009

All Of Me - Angus and Julia Stone. El poder de lo mínimo

Chocolates and Cigarettes tiene de ser de los mejores EP's publicados en la presente década, con el permiso del Woman King de los Iron & Wine. Seis canciones que escapan del presunto adormecimiento que hacen gala algunos cantautores o songwirters. Y "All Of Me" va mucho más allá, con lo mínimo de música, nos traspasa con su tristeza y emoción a partes iguales. Disfrútadla tanto como yo. ¡Saludos!

martes, 8 de diciembre de 2009

Álbumes de una década sin nombre: Maria - Adrià Puntí (2002). Homenaje a la madre

A los que me leeis en castellano supongo que será de las primeras veces que os suena este cantante. Quién es Adrià, o quién era? Decir que ha sido uno de los mejores intérpretes y compositores en catalán, es fácil de decirlo, pero lo que trato de hacer es analizar, y a ser posible, sacar una visión global. El Adrià Puntí es reverenciado por gente tan diferente como Enrique Bumbury, Pau Vallvé o Miquel Abras, y se ha convertido en uno de los cantantes más imitados por su voz, y su particular visión artística. Miembro fundador y cabeza pensante del grupo Umpah-pah,  hace poco ha salido un álbum homenaje a esta banda, donde se apostilla como "el grupo más original y con más talento del rock catalán". Bueno, suena bastante pedante, rimbobante y desafortunada esta frase entre comillas, pero tampoco están tan equivocados, un álbum como Raons de Pes hace lo que se llamaba Rock Catalán no sea sólo un montón de música para el estudio antropológico, sino que había calidad en medio de tantos aspavientos.
Justo después de la apresurada disolución de Umpah-pah, Adrià no perdió tiempo, se alía con el Quimi Portet (ex-El último de la Fila) y al año siguiente saca su primer álbum en solitario: Pepa la Llarga i..., para mi gusto un álbum flojo, donde salvo alguna canción dispersa el resultado no fue el esperado. Dos años más y el Adrià y Quimi tuvieron tiempo suficiente para madurar y parieron el siguiente disco, L'Hora del Pati. Aquí sí que todo el imaginario de Adrià queda desplegado, letras y música aciertan, todo un álbum lleno de hallazgos.
Y llega el año 2002 y otra vez con la ayuda del Quimi, sale el disco que os comento, Maria. Obviamente con doble sentido, homenaje a la madre del señor Puntí y a la planta que sirve para fumar y reír. ¿Que nos encontramos? Pues todos los aciertos de L'Hora del Pati están aquí ampliados además una vertiente más psicodélica y surrealista, no existe la pesadez de su primer disco y las referencias infantiles del segundo están muy de pasada.
Miremos algunas canciones. El álbum comienza con la intro "Hecatombe Núm.. 33", una locura muy al estilo El Último o como hace el Quimi en solitario. Después de descentrarnos momentaneamente, Adrià nos azota con una tríada genial. "Tomb", una canción con ecos psicodélicos, con una melodía y una letra sólida como una roca, de las mejores del "saltenc". Enlaza con "Mixeta", una canción medio calmada, medio triste, genialidad en estado puro, pero con la naturalidad que al señor Puntí le sobra. En grupos recientes como los Manel, echo de menos esto, no es necesario retorcer y forzar las letras, o buscar el absurdo porque sí. "Lerele", otra canción firme y bien hecha con un teclado deliciosamente retro.
"De muda en muda" aquí vuelvo a ver la herencia de El Último y en la letra es como un eco lejano del Umpah-pah. "Senyor Doctor" la vida del Adrià y de acontecimientos que en los años siguientes lo marcarían. "Flors i Violes", una versión del Quimi Portet, una canción directa al corazón, triste, melancólica, aquí con la voz de Puntí que suena profética y como dice la canción, eterna, de las mejores de este álbum.
 

Y la canción que culmina esta recopilación, "María", un tema de amor a su madre y a las madres, donde todo lo que es Adrià está concentrado aquí, amor, psicodélica, surrealismo al estilo de Pau Riba y la letra de nuevo saliéndose de la media.

 

Desgraciadamente después de este magnífico álbum, todo se torció. El Adrià ha renunciado a su nombre artístico y ahora se llama Josep Puntí, su nombre verdadero. Ha tenido problemas de salud, con la discográfica, y aunque ha vuelto a los escenarios, lo ha hecho de una manera errática, fallando la mayoría de las veces. Josep, Adrià, si lees esto sólo espero que vuelvas a grabar y que seguimos disfrutando de tu música. Vamos todos, a dar un paseo, a pesar de que las calles esten tristes.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Big Group Breakfast - Old Man Luedecke. La mejor manera de empezar el día

 Os explico un poco lo que rodea el vídeo que os presento hoy. Una mañana a punto de llover, en uno de estos pequeños festivales americanos que parecen tan domésticos, los espectadores que se levantan se encuentran con una agradable sorpresa. Les está despertando uno de los músicos del festival a golpe de banjo. Con una presentación musicalizada. Sin micro. Y con los sorprendidos oyentes haciendo los coros. Yo no sé vosotros, pero dejadme que me maraville con esa naturalidad y al mismo tiempo generosidad de Old Man Luedecke. Ya quisiera ver a las estrellas musicales de aquí haciendo lo mismo. Bueno, nunca lo harán, están demasiado pringados en salvaguardar sus privilegios de la edad de piedra. Recomiendo por último, el álbum Proof Of Love, donde se incluye esta canción. ¡Que la disfrutéis!

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Recomendaciones MySpace: Jon Wozniak. Lugares comunes

¡Hola de nuevo! Vuelvo hoy a recomendar a músicos que pululan por el MySpace. Hoy os hablaré de Jon Wozniak, que es de New Jersey. Al igual que el Cicero Barbosa, descubrí a Jon a través de Free Music Downloads como expliqué en el →post anterior dedicado a las recomendaciones MySpace. El Jon es un músico que se sirve de poco acompañamiento, la voz y la guitarra acústica lo dominan todo, utiliza como mucho, alguna percusión suave, algún teclado y otra guitarra de apoyo. Sin embargo, combina temas rápidos y lentos, y también medios tiempos. Destaco dos temas que os enlazo, para que podais escuchar, uno es


y el otro es


y aquí os dejo la dirección MySpace

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...