martes, 8 de diciembre de 2009

Álbumes de una década sin nombre: Maria - Adrià Puntí (2002). Homenaje a la madre

A los que me leeis en castellano supongo que será de las primeras veces que os suena este cantante. Quién es Adrià, o quién era? Decir que ha sido uno de los mejores intérpretes y compositores en catalán, es fácil de decirlo, pero lo que trato de hacer es analizar, y a ser posible, sacar una visión global. El Adrià Puntí es reverenciado por gente tan diferente como Enrique Bumbury, Pau Vallvé o Miquel Abras, y se ha convertido en uno de los cantantes más imitados por su voz, y su particular visión artística. Miembro fundador y cabeza pensante del grupo Umpah-pah,  hace poco ha salido un álbum homenaje a esta banda, donde se apostilla como "el grupo más original y con más talento del rock catalán". Bueno, suena bastante pedante, rimbobante y desafortunada esta frase entre comillas, pero tampoco están tan equivocados, un álbum como Raons de Pes hace lo que se llamaba Rock Catalán no sea sólo un montón de música para el estudio antropológico, sino que había calidad en medio de tantos aspavientos.
Justo después de la apresurada disolución de Umpah-pah, Adrià no perdió tiempo, se alía con el Quimi Portet (ex-El último de la Fila) y al año siguiente saca su primer álbum en solitario: Pepa la Llarga i..., para mi gusto un álbum flojo, donde salvo alguna canción dispersa el resultado no fue el esperado. Dos años más y el Adrià y Quimi tuvieron tiempo suficiente para madurar y parieron el siguiente disco, L'Hora del Pati. Aquí sí que todo el imaginario de Adrià queda desplegado, letras y música aciertan, todo un álbum lleno de hallazgos.
Y llega el año 2002 y otra vez con la ayuda del Quimi, sale el disco que os comento, Maria. Obviamente con doble sentido, homenaje a la madre del señor Puntí y a la planta que sirve para fumar y reír. ¿Que nos encontramos? Pues todos los aciertos de L'Hora del Pati están aquí ampliados además una vertiente más psicodélica y surrealista, no existe la pesadez de su primer disco y las referencias infantiles del segundo están muy de pasada.
Miremos algunas canciones. El álbum comienza con la intro "Hecatombe Núm.. 33", una locura muy al estilo El Último o como hace el Quimi en solitario. Después de descentrarnos momentaneamente, Adrià nos azota con una tríada genial. "Tomb", una canción con ecos psicodélicos, con una melodía y una letra sólida como una roca, de las mejores del "saltenc". Enlaza con "Mixeta", una canción medio calmada, medio triste, genialidad en estado puro, pero con la naturalidad que al señor Puntí le sobra. En grupos recientes como los Manel, echo de menos esto, no es necesario retorcer y forzar las letras, o buscar el absurdo porque sí. "Lerele", otra canción firme y bien hecha con un teclado deliciosamente retro.
"De muda en muda" aquí vuelvo a ver la herencia de El Último y en la letra es como un eco lejano del Umpah-pah. "Senyor Doctor" la vida del Adrià y de acontecimientos que en los años siguientes lo marcarían. "Flors i Violes", una versión del Quimi Portet, una canción directa al corazón, triste, melancólica, aquí con la voz de Puntí que suena profética y como dice la canción, eterna, de las mejores de este álbum.
 

Y la canción que culmina esta recopilación, "María", un tema de amor a su madre y a las madres, donde todo lo que es Adrià está concentrado aquí, amor, psicodélica, surrealismo al estilo de Pau Riba y la letra de nuevo saliéndose de la media.

 

Desgraciadamente después de este magnífico álbum, todo se torció. El Adrià ha renunciado a su nombre artístico y ahora se llama Josep Puntí, su nombre verdadero. Ha tenido problemas de salud, con la discográfica, y aunque ha vuelto a los escenarios, lo ha hecho de una manera errática, fallando la mayoría de las veces. Josep, Adrià, si lees esto sólo espero que vuelvas a grabar y que seguimos disfrutando de tu música. Vamos todos, a dar un paseo, a pesar de que las calles esten tristes.

12 comentarios:

WOOD dijo...

Joer, el tema "Maria" es una barbaridad. Tremenda, genial. Una abraçada.

Nahim de Liébana dijo...

Por supuesto Wood. Es de la canciones más bellas que se ha dedicado a una madre. De hecho a la implicada la llegue a tratar un dia, que fui a entregar un envio a l'Adrià. Gracias por el comment, amic, i una altra abraçada!

núria dijo...

ahááá si, està bé fixar-se en les coses, fixar-se en un mateix, preocupar-se per tot allò que dóna sentit a l'existència i bla bla bla, en fi gràcies, a mi no m'agrada el post però en canvi si que m'agrada el teu bloc. O sigui que t'aniré visitant.
salut!

i per cert grandiosos temes, els dos.

Nahim de Liébana dijo...

Núria, tots hi passem per fer coses pròpies que després, vistes en el blog o en un paper, no ens agraden. Tranquil·la, al final ho acabaràs estimant. I sí, les cançons de l'Adrià, aquestes dos, són bestials. Una mica ens passa a Girona i voltants, que no ens acabem d'estimar i un monstre com l'Adrià el reconeixerem quan estigui criant malves. Una llàstima. Petons i merci pel comentari.

núria dijo...

hi estic d'acord i és una pena.
el consell, bé, gràcies, potser algun dia m'ho aplico, i bé, sóc molt jove i el què haig de fer ara és despotricar del lloc on m'he criat, per tot el rollo de refer-se en un mateix amb tota la voluntat de l'univers, llavors en fi, el tarannà Gironi em dóna molts motius per despotricar, i opino que és millor anar per lliure, sense identificar-se amb esperits generals gironins o el què sigui, i més quan aquest esperit presenta tan poques virtuts, s'ha d'agafar lu bo, i la resta fora, aixo opino, apa, me'n vaig volant sobre un elefant. salut

Midas dijo...

Muy bueno. Es una pena que esa música no nos llegue a los que vivimos fuera de Cataluña. Gracias por descubrírnoslo.

Nahim de Liébana dijo...

Eis Midas. Como en todos los sitios, en Catalunya se hacen cosas buenas y cosas penosas. El Maria es uno de los mejores que se hizo en catalán, en esta casi extinta década. Pero es que además, el Adrià es un fiera con las letras. La putada es que no creo que pueda volver a grabar, los conciertos que ha hecho recientemente son como los que hizo Syd Barret en su etapa final con Pink Floyd; con esto, lo digo todo. Gracias por tu reseña, ¡Saludos!

Samuel dijo...

Buenas! Acabo de llegar aquí buscando las letras del disco Maria, y me he encontrado con algo mejor, este comentario :D

Lo había escuchado hacía un tiempo y prefería el anterior, L'hora del pati, pero justo estas semanas lo estuve redescubriendo y se ha convertido en un favorito de la música en catalán. Mis favoritas son De muda en muda, Mata'l y la genial Maria (con unas buenas segundas voces de Bunbury).

Eso si, yo encuentro que sus actuaciones, almenos por los vídeos que he visto, de estos últimos tiempos son bastante interesantes. Debería grabar lo que está tocando con los Desobedientes porque las versiones que toca de sus temas son notables. Viste su entrevista en el programa Ànima? Es graciosa, y el tema que toca después brillante.

En fin, sólo eso, me alegro de leer este comentario y ver que hay varios que disfrutan como yo de este discazo.

PS. Ara em fixo que podia haver escrit en català, jeje. Un salut!

Nahim de Liébana dijo...

Samuel gracias por pasarte. La verdad es que los tres discos de l'Adrià están muy bien, quizás en el primero no lo encuentro tan sólido como los otros dos. Hay una cosa bien cierta, y también pasaba con Umpa-pah, y es que las canciones que manofactura requieren varias escuchas y además las letras, de las mejores que se han hecho en esta década en catalán. Salutacions!

mixtura dijo...

Hola, mas noticias en:

http://la-dansa-de-la-vida.blogspot.com/

saludos

Anónimo dijo...

seguro que su madre era andaluza!

Nahim dijo...

No lo sé anónimo, si su madre era andaluza. Lo que si es seguro es que es una canción de amor a la madre y a las madres que traspasa todas las barreras. Gracias por pasarte!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...