lunes, 29 de marzo de 2010

La Moguda Gironina - Crónica incompleta, nostálgica y tal vez errónea. 4 - La toma de otros caminos (1996 - 2004)


Aviso para navegantes-bloggers-músicos-y-lectores ocasionales

Como comenté a algunos bloggers y otros conocidos, quería que éste fuera, el último post dedicado a La Moguda Gironina . Pero visto en perspectiva, abarcar 14 años (1996 - 2010) era demasiado tiempo para meter todo en un solo episodio y he decidido hacer uno más y también he ampliado algunos recovecos de este periodo.


La decadencia de las grandes bandas

Como pasa la mayoría de veces en esta vida, todo tiene su etapa vital, todo lo que sube, baja, y las burbujas, da igual sean financieras o musicales, acaban estallando. Empezamos por Sopa de Cabra. Pasado el concierto multitudinario en el Palau Sant Jordi de Barcelona, con los Sangtraït, los Sau y Els Pets, los gerundenses decidieron hacer un disco en castellano: Mundo Infierno (1993), un disco extraño, con malas vibraciones, donde las letras se hacían lóbregas y negativas. La respuesta fue muy pobre a nivel de ventas y tardarían una eternidad en recuperar el terreno perdido.
Los Sui Generis, a pesar de ser un referente gerundense y tener la banda estabilizada, no pudieron romper su techo de ventas y a finales de siglo se disolvieron.
Mucha gente opina que el concierto del Palau Sant Jordi no fue el inicio de nada, sino el principio del fin. Eso tenían que pensar los Sangtraït, que a pesar de mantenerse, no supieron renovar su discurso y su caída fue progresiva a cada nuevo disco que sacaban. A principios de la primera década del nuevo siglo se separarían.
Los que mejor han aguantado el paso del tiempo, sin duda alguna son los Kitsch, ellos también tuvieron su momento crítico, con peleas con la discográfica, pero remontaron y mantuvieron una línea coherente en sus trabajos, incluso el año 2008, cuando sacaron su décimo álbum, tuvieron una muy buena acogida por parte del público y de la crítica.
Los Umpah-pah, con tres discos en catalán: Raons de Pes (1991), Bamboo Avenue(1992) y Bordell (1994), y dos en castellano: Triquiñuelas al óleo (1994) y La Columna de Simeón (1996), bajaron la persiana con la marcha de Adrià Puntí. También ellos arrastraron la rémora que acompañó a Sopa de Cabra, con los álbumes en castellano que recibían buenas críticas, pero que el nivel de ventas era muy bajo.
Incluso los Zitzània, que tenían un futuro muy prometedor con el lanzamiento de su maqueta, tuvieron un recorrido convulso, con deserciones masivas y cambios constantes de miembros. Lanzaron en el año 1997, La Peixera dels Tòtils, trabajo bien recibido por la prensa especializada, pero ya era demasiado tarde para enganchar a la audiencia. Poco después, Eduard Canimas, el único integrante desde el principio, disuelve la banda e inicia su carrera en solitario.


Nacer en tiempo de crisis

De la segunda mitad de los 90 surgieron los Glaucs, provenientes de Begur, con los componentes muy jóvenes y con un sorprendente álbum de debut, Glaucs (1996), que combinaba cierta comercialidad con un sólido afianzamiento musical.

Glaucs, del verde al gris
Sin embargo, no eran tiempos buenos para arrancar una carrera, los cambios de discográfica fueron la tónica de esta banda y nunca pudieron agenciarse a un gran público.

Els teus ulls glaucs - Glaucs

De La Cellera de Ter eran dos bandas surgidas más o menos en esta época, los Van de Kul y Petits Fours. El modelo de los Lax and Busto (en mi opinión, comercialidad a cualquier precio y cantando en catalán) llegaba a Girona, pero con poca incidencia, a pesar de vender puntualmente.


Made in Girona

Curiosamente, tras la disgregación de la mayoría de grupos que cantaban en catalán, surgieron unas cuantas bandas que cantaban en inglés, con repercusión diversa. Los Psychoine, grupo que reunía a integrantes de Barri Baix y The Lazy Sundays, parieron un par de discos, y todavía funcionan, pero con poca repercusión.

Psychoine, demonios entre sombras
Los Passion Fish, primer grupo de la discográfica de Girona, Moby Disc Records y con una carrera discreta. Los Bocagrocs, de Darnius, grupo muy prometedor, pero sólo llegaron a sacar un par de maquetas.
Los grupos que rompieron la barrera y se expandieron fuera de "les comarques", fueron La Suite Mosquito, y como no, los Fang. Esta banda formada en Banyoles e integrada por Jaume García y Mariona Aupí, fueron el primer grupo que cantando en inglés y sin demasiados problemas, se hacieron eco en la escena independiente del estado.

Fang, vampiros de "l'estany"
Con un buen álbum de debut My Weakpoint (1997) y en una misma línea, My Black Dress (1998) y Montsers (2001). Antes de separarse sacan Dos Vidas (2004), grabado enteramente en castellano y que supone un cambio también estilístico, abandonado en parte la vena oscurantista y adentrándose en ámbitos de cabaret, y también, dando alguna pincelada humorística.

Dry Landscapes - Fang


Conurbación hip hop

Abundando sobre el hip hop, no quiero dejar de mencionar que en Girona surgió uno de los mejor considerados grupos del estado español, Geronación, con una extensa carrera. Y Ari, de Salt, ciudad donde floreció una cantera de bandas de este estilo, casi todas cantando en castellano.

Geronación, ciudad hip hop
Decir finalmente, que el rapero barcelonés El Disop después de diferentes tribulaciones, se instaló en Girona y desde aquí, aún sigue con su carrera.

És com un somni - El Disop


Brit-pop (o Brit-rock) a "comarques"

En el umbral de dos siglos surgieron un par de bandas que emulaban en parte, el legado de las islas británicas de principios de los 90.

Holland Park, sueño británico y corazón ampurdanés
23 de Girona y Salt, con dos maquetas y un álbum, llegaron a despegar, pero como suelo ocurrir, las disensiones internas acabaron con la banda. Holland Park, grupo procedente de La Bisbal d'Empordà, aportan una visión más consolidada, con dos trabajos, Welcome to Holland Park (2002) y Things Were Easier When We Played Music (2004).

Citizen X - 23

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...